FONDEROS COMPARTEN DECISIÓN DE SUSPENDER LA PAMPILLA ESTE 18 DE SEPTIEMBRE

 FONDEROS COMPARTEN DECISIÓN DE SUSPENDER LA PAMPILLA ESTE 18 DE SEPTIEMBRE

El riesgo de contagios y el alto costo de levantar una ramada ante posibles aforos limitados, son las razones que expresan los dueños de los locales al ser consultados por la determinación de los ediles de no llevar a cabo estas actividades.

No importa que los casos de contagio por Covid-19 estén mostrando una notoria baja en las últimas semanas. Sencillamente, algunos municipios de la Región de Coquimbo no quieren correr mayores riesgos frente a la crisis sanitaria.

Y es que este miércoles, en las comunas de La Serena, Coquimbo, Vicuña y Ovalle, las autoridades edilicias tomaron la decisión de suspender las famosas pampillas para este año 2021, incluso instando a la gente a celebrar las Fiestas Patrias en casa.

Una decisión que sin embargo, no fue recibida con especial sorpresa por los fonderos de la zona. Todo lo contrario, incluso varios son partidarios de la decisión tomada por los alcaldes, aún más allá del tema económico.

Así lo señala Oscar Araníbar, de la Fonda La Chascona, en Vicuña, organizada por el Club de Huasos “Pedro Felipe Cortés Molina”. A su juicio, es una decisión correcta “porque lo que tenemos que hacer ahora es cuidarnos, no queremos contagiarnos más, porque tenemos amigos y familia que han fallecido por esta pandemia. ¿Cómo vamos a estar permitiendo hacer pampillas? Hay que vivir la realidad”, dice.

Para este fondero, el tema económico hoy es secundario. “Mucha gente ve sólo la parte monetaria, pero la salud debe ser lo verdaderamente importante. La vida de las personas no se compra, en cambio las cosas materiales se pueden recuperar de alguna manera. Al fin y al cabo las fondas son una tradición y las tradiciones no se terminan”, agrega.

Por su parte, Susana Tabilo, propietaria de la ramada oficial “Las Compañías”, señaló que ya tiene “asumido” no poder trabajar para este 18, pues en la misma línea del fondero de Vicuña, “en primer lugar debe estar la salud”.

“La verdad estamos tranquilos. Hay que esperar que esto pase y volver algún día a trabajar como se quiere”, señala, aunque también reconoce que, desde el punto de vista económico, hoy no es conveniente levantar una fonda.

“Por ejemplo, en mi ramada tienen que entrar entre 1.000 y 1.500 personas por noche para yo poder sacar el costo de lo que se necesita para hacer una fonda. Entonces se requiere mucho espacio, muchas condiciones para poder uno trabajar y sacar algo de beneficio. Entonces para mí, se ve un poco negativo el poder retornar a trabajar de nuevo”, dice, agregando que de momento, ha podido mantener su sustento gracias a su trabajo en la florería de La Recova.

Para su sobrino, Raúl Gálvez, encargado de la Ramada La Pupita de la Pampilla Quebrada del Jardín en La Serena, la decisión de no realizar las pampillas es la correcta, básicamente por dos razones: una familiar y por supuesto, la ya mencionada razón sanitaria.

“Ahora”, reconoce, “efectivamente esto ha significado menos recursos porque de pronto lo que quedaba en la ramada en cuanto a las ganancias, se trabajaba en el año y uno invertía más. A veces perdíamos, otros años ganábamos. Pero sin duda nos afecta”.

De todas formas asegura, hoy no es conveniente levantar una fonda por el costo que ello implica. “Levantar la ramada es un esfuerzo de la familia. Y hacer correr la fonda, mínimo son 15 millones de pesos y ahora, no se alcanza a cubrir la inversión. Hay que pagar arriendo del terreno, municipalidad, SII, sanidad, trabajadores a los que uno les debe pagar, baños químicos, guardias. Todo eso lo pagamos nosotros. Ahora, si hubiera un apoyo… Pero nunca ha habido”, asegura.